El internet: la herramienta de diversión de la actualidad

En la actualidad, el ser humano cuenta con herramientas que hacen más fácil y llevadera la vida, pero, ¿qué tan llevadera puede hacerse la diversión? Hoy en día se pueden planear itinerarios completos por internet para los momentos de esparcimiento pero no se pueden llenar estos con diversión a menos que las personas que participan colaboren con ello. La diversión es un beneficio del ser humano y de tener la capacidad de disfrutar de las actividades que hacemos todos los días, siendo esto así, podríamos decir que el internet, actualmente, permite hacer divertido hasta el más tedioso de los trabajos.

Ya sea que se use para buscar y escuchar música online o para reproducir alguna película, show o caricatura, el internet nos ha proporcionado la capacidad de acceder a recursos imaginativos para evitar el aburrimiento e incrementar la productividad en nuestros ratos de ocio. La red cuenta con un sinfín de portales que se pueden visitar para disfrutar de servicios gratuitos como los de Youtube o SoundCloud, quienes reproducen música y videos, o para buscar manuales y tutoriales de actividades fáciles de hacer que promueven fines nobles como la conservación del planeta y el reciclaje, junto con la toma de conciencia y participación en fenómenos del tipo social.

También, el Internet es una herramienta para aprender. Todos los días se ofertan nuevos cursos, foros y tutoriales que enseñan técnicas de áreas tan diversas como el modelado, la peluquería, el tejido, la pintura y la construcción. También podremos encontrar foros de discusión online donde se proponen ideas al público para fomentar la interacción intelectual en busca de solución para problemas de la vida diaria. En internet podemos encontrar alternativas de entretenimiento aptas para todas las edades y todos los presupuestos.

Si en los próximos días de asueto no tienes la oportunidad de viajar, no te preocupes. Comienza un nuevo proyecto “Hágalo Ud. Mismo” y aprende algo nuevo y útil en la comodidad de tu hogar. Experimenta nuevas recetas y ejercicios para contrarrestar sus resultados, lee un libro que no pudiste conseguir en la biblioteca o simplemente aprende a pintar. Solo necesitas un dispositivo electrónico con acceso a la red, tu imaginación y las ganas de aprender para sacarle al internet una de sus mayores ventajas al ser la mayor base de datos, con información práctica y gratuita, ilimitada alrededor del mundo.

¡Tuit de Mark Hamill enloquece a fanáticos de Star Wars!

Para los fanáticos de Star Wars la emoción ha vuelto como si fuera el primer día, con el último avance de 30 segundos del nuevo episodio Star Wars: The Force Awakens,a estrenrase el próximo 17 y 18 de diciembre, según la ciudad.

En este adelanto se muestran los mismos escenarios que hemos visto pero con el foco en el personaje de Finn como salvador del este el Episodio VII. Llena de acción, con la épica nave el Halcón milenario haciendo piruetas para esquivar los tiros de los TIE del Imperio.

Pero muchos seguidores de la famosa saga épica de ciencia, ideada por el guionista, director y productor de cine estadounidense George Lucas, se han preguntado por el protagonista de la trilogía original, el actor, Mark Hamill, quien encarnó al famoso Luke Skywalker.

Su ausencia en el tráiler desencadeno todo tipo de rumores y cuestionamientos acerca del personaje. Brevemente vislúmbramos al último Jedi vivo en una escena, donde una figura encapuchada con un brazo artificial acaricia a R2D2.

Tras un tuit publicado por el actor, donde mencionaba su barba, los fanáticos han empezado a sacar sus propias conclusiones. La publicación decía lo siguiente:

 “Afeitado por última vez el 22 de octubre después de mi último día en The Flash. Justo a tiempo para el Episodio VIII. ¡Uf!”.

Muchos acusaron a Hamill de arruinar la emoción sobre la saga al hacer este comentario. Se conoce que una de las condiciones impuestas al actor para interpretar a Luke Skywalker es que tiene que dejarse barba.

En el ínterin sucedido entre el rodaje de los Episodios VII y VIII, el actor se la afeitó para interpretar brevemente al villano The Trickster en la serie de televisión The Flash. Ahora que su papel en la sucesión ha terminado, volvió dejársela crecer para la siguiente entrega de Star Wars.

Confirmándonos que Luke surgirá en el Episodio VIII de la popular saga, mas no su presencia en The Force Awakens. Tampoco sabemos si fallecerá en la película. Su aparición en el Episodio VIII podría ser cómo fantasma de la Fuerza, algo anteriormente hecho con Sir Alec Guinness tras fallecer en el episodio IV.

La otra cosa que corrobora el tuit es que los apasionados de Star Wars están tal vez un poco hipersensibles a los spoilers. Tal vez lógico, por ser fanáticos durante años.

¿Sabes quiénes son los nativos digitales?

Con la era digital han nacido nuevos términos y formas de vida, a las que nos hemos ido adaptando hasta hacerlo parte de nuestra esencia. Pero los más jóvenes, que han tenido la suerte de nacer en pleno desarrollo y funcionamiento tecnológico, han de apreciar esta característica del mundo como natural, casi innata.

Para diferenciar a aquellas personas nacidas en los nuevos tiempos digitales, el estadounidense Marc Prensky creó el término Nativo Digital, en el año 2001, distinguiéndolos por su familiaridad en el contexto de la cultura de la tecnología.

Mientras que aquellos nacidos antes del boom tecnológico, es decir, antes de 1980, en un contexto analógico serían llamados Inmigrantes Digitales. A estas personas les cuesta mucho un poco más adaptarse y aprender a desenvolverse en un mundo de una tecnología en constante cambio.

El hombre nuevo conocido como Nativo Digital, está tan cómodo con la tecnología al punto que la entiende como algo que complementa su vida cotidiana y la mejora; donde máquinas, computadoras y audífonos, hoy forman parte de nuestro cuerpo y constituyen una extensión del mismo.

El avance de la tecnología actual no tiene precedentes en la historia conocida. Hoy en día un artefacto tecnológico puede llegar a ser obsoleto incluso antes de llegar a las tiendas. Colocando así a la humanidad en una carrera imposible para alcanzar a la tecnología.

A su vez, el desarrollo de la tecnología ha creado una brecha social entre los Nativos y los Inmigrantes Digitales, y una separación aún más grande entre el mundo moderno, el cual tiene fácil acceso y las naciones que sufren la “pobreza digital”.

Mientras en las naciones desarrolladas las tecnologías están al alcance de las personas,  siendo accesibles y trasmitiendo la información de manera rápida permitiendo la comunicación a través de las redes sociales, hay naciones pobres cuyo acceso a la tecnología es limitado y por ende su crecimiento es mucho más lento.

Diferenciar a los Nativos Digitales de los Inmigrantes Digitales en estos países es muy difícil, puesto que muchas veces los más jóvenes cuentan con el acceso a un equipo pero no saben usarlo o no están conscientes de cómo esas nuevas tecnologías pueden ayudarlos y mejorar su calidad de vida.

Proponerse un mejor acceso a todo el mundo, eliminará esta brecha, familiarizando a los más jóvenes con el uso de la tecnología, y logrando finalmente avanzar.

¿Eres un prosumidor? ¿Sabes qué es?

 

De la fusión de los términos consumidor y productor, nace en 1980 el término prosumidor. Para quien no lo conocen, un prosumidor es quien produce para sí mismo o para otros sin cobrar recibiendo canjes de bienes o servicios.

Acuñado por primera vez por el futurólogo, escritor estadounidense Alvin Toffler, en su libro The Third Wave. Él previó un nuevo modelo de sociedad en el que los consumidores se involucrarían tanto en el producto que llegarían incluso a convertirse en parte activa de la creación del mismo. Esta idea se ha hecho realidad gracias a la interactividad proporcionada por la tecnología.

Crear un blog, opinar en un foro o comentar algo en Facebook puede convierte en prosumidor, ya se está generando contenido y este  es cada vez más valorado por los demás prosumidores y especialmente por las empresas, que pueden conocer en tiempo real a sus clientes y saber lo que opinan de su producto, de manera gratuita.

Lo que diferencia al prosumidor del consumidor común,  es que este último piensa de forma genérica que su función es limitada:  lograr un buen trabajo para ganar más dinero y al mismo tiempo gastarlo. Algunos incluso pueden pensar que la mejor manera de “ahorrar” es comprar con descuentos, pero de igual manera se está gastando.

El prosumidor piensa diferente,  sigue los ejemplos de los que tienen más, descartando la posibilidad de seguir como empleado, trabajando cada vez más duro o tiempo extra, o inclusive tener un segundo trabajo para así tener más dinero y poder gastar. Este recibe beneficios; en lugar comprar, pagar y usar, se convierte en un promotor del producto y pasa a comprar-pagar-recomendar-ganar como si fuesen accionistas, participando en las ganancias.

 

Esta actividad voluntaria requiere compromiso, esfuerzo y tiempo. Con la aparición del Internet, se le  ha dado un nuevo énfasis a la misma, fomentando el trabajo prosumidor a través de redes de colaboración, las cuales agregan valor de manera colectiva, consecuentemente incentivando la innovación y compartiendo conocimientos que aceleran los ciclos económicos y tecnológicos.

 

Lo que nos da a pensar que gracias al desarrollo de los nuevos tiempos se puede tomar una participación activa en los procesos de producción, que finalmente son para nosotros mismos. Un gran poder que implica una gran responsabilidad y una concientización de la influencia que llegan a tener nuestros contenidos y comentarios.

Las mujeres inteligentes ¿Más atractivas?

En torno a la atracción hombre – mujer hay todo un debate de opinión. Y es que por un lado están los que dicen que la inteligencia tiene más peso que la apariencia femenina, y por otro, los que afirman que los caballeros las prefieren brutas.

Aunque algunos crean que es un tema algo superfluo, numerosas instituciones académicas han dedicado estudios a descifrar esta interesante incógnita social, y a pesar de que todos los seres humanos son diferentes entre sí, hay tendencias que no se pueden negar ni dejar pasar por alto.

Un grupo de investigadores correspondientes a tres universidades estadounidenses, se dieron a la tarea de estudiar con un grupo de 105 estudiantes la importancia que tiene el nivel de inteligencia de una chica para ellos. Los resultados fueron realmente interesantes.

Por una parte, se concluyó que los chicos encuentran más atractivas a las chicas inteligentes, hecho que es naturalmente coherente, pues los especialistas afirman que los chicos piensan en los beneficios biológicos que esto puede generar en el futuro. Sin embargo, pese a la preferencia reflejada en las chicas listas, también se comprobó que a la hora de la verdad, los hombres se rehúsan de establecer relaciones con las mujeres más inteligentes.

Todo un enredo ¿verdad?

Pues resulta que la respuesta a esta contradicción en los gustos y decisiones de los chicos se encuentra en sus sentimientos de masculinidad, los cuales, afirman verse amenazados y contrarrestados cuando se tiene de pareja a una chica más inteligente.

Por tal razón vemos tanta disyuntiva en esta opinión, pues a pesar de que los chicos encuentran más atractivas a sus compañeras más inteligentes, a la hora de invitar a una cita optan por invitar a aquellas chicas cuyo nivel intelectual no opaca ni vulnera sus sentimientos de masculinidad. Este hecho fue comprobado cuando en el estudio de los estudiantes, luego de hacer los test de inteligencia a chicas y chicos y conocer los resultados, estos últimos alegaron que preferían invitar a una cita a aquellas chicas que habían sacado menos puntaje que ellos en la prueba, a pesar de que anteriormente habían dicho que les parecían más atractivas las que se habían sacado las mejores notas.

Como ves, hay todo un estudio que parece establecer las pautas de la atracción de los chicos por las chicas, sin embargo, hay circunstancias que van más allá de ello y chicos que sin más ni menos se atreven a salir con las mentes más brillantes ¡bravo por ellos!

La tendencia del contenido y los productos “Light” de hoy en día

El consumo de los productos light, o aquellos bajos en calorías, ha experimentado un crecimiento en los últimos años, popularizándose a lo largo del planeta, sobre todo en la juventud.

Su elaboración requiere la sustitución de componentes alimenticios, químicos o naturales que aportan calorías, por otros que las poseen en menor cantidad o no las tienen. En algunos alimentos no se eliminan totalmente los azúcares, solo una parte.

Se dice que estos productos ayudan a no engordar por su bajo contenido calórico, y otros facilitan el adelgazamiento al ser sustitutos de las comidas. Estos alimentos bajos en calorías también pueden ser de gran ayuda, igualmente, a personas con algún problema médico.

Su consumo se ha popularizado al darse a conocer los efectos de la alimentación basada en la comida rápida y procesada, que ha generado una creciente afección en la población que más la consume, surgiendo una alterativa más sana para todos.

Sin embargo, algunos productos “light” tienen que ser consumidos con precaución debido al contenido de edulcorante artificial presente en grandes cantidades.

Muchas veces estos alimentos tienen naturalmente poco contenido en grasas por lo que será muy fácil y atractivo por el fabricante poner la etiqueta de light o bajo grasas. Ellos son especialmente útiles para personas que desean o necesitan el control de las grasas para su salud.

Con la industrialización, el proceso dado a la comida, ha añadido salsas y aliños que aumentan su contenido en grasas: en la margarina, mayonesas o aceites. Con la facilidad de acceso de compra de estos productos su consumo ha ido sustituyendo los alimentos naturales y caseros, acrecentando el patrón de ganancia de peso y enfermedades cardíacas.

Las versiones light de estos disminuyen mucho su contenido graso como por ejemplo en los quesos y lácteos, donde se elimina la nata. El problema reside en poder encontrar un equilibrio, siendo posible el encontrar aquel producto que conserve sus propiedades organolépticas.

Es por esto que se acude a la utilización de combinaciones de proteínas, gluten, dextrinas, malto-dextrinas, fibras, gomas, emulsionantes o aromatizantes.

Lo más recomendable es estar atento a la descripción de las etiquetas, donde podemos ver especificado en contenido de calorías y aparte el contenido de grasas, para poder comparar que sean “fat-free”, si realmente lo que estamos buscando es un producto en bajo contenido calórico.

Hablando solo: ¿Sinónimo de desequilibrio mental?

En la actualidad, estamos constantemente expuestos a situaciones de estrés. Muchas veces pensamos en voz alta y cuando alguien llega a vernos tiene la impresión de que síntoma de locura.

Tal vez porque se asocie el hablar solo con enfermedades como la esquizofrenia o psicosis, entre cuyos síntomas están el oír voces, producto de alucinaciones o disociaciones de la realidad. Pero esto no debe confundirse con el hablar solo.

De hecho, los psicólogos y psiquiatras consideran que hablar solo es señal de estar cuerdo, pues es una herramienta más para organizar y aclarar las ideas. Ya sea que estés solo o acompañado, es algo normal. Aunque, al hacerlo acompañado por supuesto que más de alguno te mirará de forma extraña.

Mientras que en los niños es más común verlos hablar solos, ya que es parte de su crecimiento y desarrollo lingüístico e intelectual, en los adultos es poco frecuente, a excepción de las personas más extrovertidas.

Hablar solo ayuda a ordenar las ideas y sentimientos, así mismo ayuda a condicionarse emocionalmente al éxito. No tiene nada de malo felicitartarse cuando haces algo bien, o decirse frente al espejo cosas que te gustan de ti mismo, hacerlo elevará tu confianza y autoestima. Las personas negativas, al contrario tienen el hábito de insultarse cuando cometen un error.

Igualmente, hablar contigo mismo permite evaluar los pros y los contras a la hora de tomar decisiones difíciles, ya que al exteriorizar distintos puntos, pueden ser apreciados con despego. También,  se recomienda ensayar discursos y ponencias frente al espejo, con el fin de quitar el miedo que se puede sentir al salir al público.

Las etiquetas verbales pueden cambiar nuestro proceso perceptual continuo. Por ejemplo, escuchar la palabra ‘silla’ puede temporalmente convertir nuestro sistema visual en un mejor ‘detector de sillas’ que si simplemente pensamos sobre una silla.

Expertos aseguran que repetir el nombre del objeto en voz alta ayuda a nuestro cerebro a reactivar la información visual y que eso facilita su búsqueda. Por ejemplo, cuando vamos de compras y encontramos una extensa variedad de productos; comenzamos a repetir el nombre del producto en la mente y surgen claves visuales como el color de su paquete, etcétera, que nos ayuda a tomar la decisión.

Así que los que suelen hablar solos y se avergüenzan por esa costumbre ya pueden sentirse orgullosos.

Escritura Terapéutica ¡Descubre de qué se trata!

Muchas enfermedades se manifiestan cuando no expresamos nuestros sentimientos. A veces no es posible hacerlo, ya sea porque no nos decidimos a asistir a un profesional o no contamos con personas de confianza que nos puedan entender. Se ha comprobado que escribir acerca de lo que pensamos y sentimos puede ser una herramienta terapéutica.

Es importante expresar de alguna manera los problemas que se tienen en la vida diaria y sacar todo lo que lleva por dentro, ya que consecuentemente, si guardamos las negatividades, terminarán saliendo de alguna manera en forma de malestar físico. En muchos casos, tensiones interiores que se transforman en dolores físicos, como migrañas, distorsiones en la vista, dolores de espalda, problemas estomacales, subidas o bajadas de la tensión arterial, palpitaciones, mareos, etcétera.

Con la escritura terapéutica podemos acceder a nuestro innato potencial creativo, además nos permite descubrir nuestras emociones y pautas de pensamiento más inconscientes. Esto ayuda a reducir el estrés mental, reforzar la autoestima e incluso fortalecer el sistema inmunológico.

Los beneficios se experimentan tanto a nivel psicológico como a nivel físico. Lo mejor es que  se puede llevar a cabo como añadidura a un proceso psicoterapéutico o como una herramienta de autoayuda sin recurrir a una intervención psicológica

Básicamente, la escritura terapéutica consiste en escribir sin pensar en cómo va a quedar, dejando de lado la gramática y la forma, si estamos atentos a que quede escrito correctamente no funcionará. El resultado será algo personal, que no está destinado a enseñarse o publicarse, hay que recordar que lo único importante es dejar que salga todo de forma natural.

Al dar rienda suelta a las emociones, se pueden pasar por diferentes estados emocionales, mientras se va perdiendo el miedo se crea un ritmo que no decaerá, a menos que surja un bloqueo, dónde no sabemos qué escribir: normalmente la mente se resiste a expresar bien las cosas para protegernos del dolor que puede causarnos el recordar una situación pasada. Se recomienda ser paciente e insistir varias veces hasta completar el escrito.

Al finalizar lo mejor es desechar el material que se ha escrito, ya que leerlos nuevamente podría no ayudarnos, sino que puede tener un efecto contrario. Después de haberse desahogado y plasmado todo, ha de pasarse al  proceso de buscar soluciones y es allí donde nacen las ganas de superarlo.

Aprendiendo y enseñando a la vez: ¡Constructivismo activo!

Existen muchas maneras de enseñar; unas ya formales, otras que siguen siendo teorías alternativas, sin embargo, gracias a la disposición de casi toda la información del mundo a través de Internet, se puede acceder a ellas y elegir implementar la que más se prefiera.

Una de las teorías que destaca la importación de la acción o proceder activo es la Teoría del Constructivismo. En esa se explica que el proceder activo es primordial para el aprendizaje. Se dice que el conocimiento debe ser construido o reconstruido por el sujeto mediante la acción y no sólo a partir de la transmisión del conocimiento.

Así mismo, esta teoría supone que el aprendizaje no algo que se pueda medir, ya que cada persona ha de reconstruir bajo su propia experiencia cada enseñanza, siendo cada experiencia única, según cada receptor.

Este aprendizaje activo se apoya en la idea principal de la elaboración de nuevas ideas, con la participación activa de los estudiantes, en lugar de la tradicional manera pasiva de observar las explicaciones desde sus lugares inmóviles. Para esto se adaptan los contenidos y métodos de manera que den lugar a este proceso de aprendizaje.

En el caso del constructivismo es más importante el poder controlar su instrucción mediante la apropiación de los conocimientos, lo que se logra con el aprendizaje activo, cuya prioridad no es sólo recibir sino aprehender, hacer suyo, reconstruir en algo nuevo lo que ya se ha conocido.

nina-aprede-a-leer-p

Y más que una teoría de cómo enseñar, es un método que otorga herramientas diferentes, otorgándole primacía al individuo para que construya por sí mismo y desarrolle él mismo un método a medida que va aprendiendo.

Para ahondar en el conocimiento del constructivismo se puede leer el material de sus representantes: Piaget, Vitgotsky y Ausubel. Cada uno habla de una aspecto de la construcción del aprendizaje: dependiendo de la interacción del sujeto con el objeto, si se realiza con otros, o lo si es significativo para él.

            Entre sus estudios existe un acercamiento a la psicología, y un marcado interés por la función semiótica. Se hace una especial consideración a los factores sociales como facilitadores o no del desarrollo, puesto que hay un enfoque genético además de histórico al analizar la forma de pensar de los adultos.

La apreciación de sus resultados puede llevar a reconsiderar la manera en que aprendemos ahora.

Problemas más comunes de Android y sus soluciones

Todos los equipos móviles pueden presentar fallas y a veces no tenemos toda la capacidad para resolverlos. Sin embargo, existen fallas comunes que nosotros mismos podemos atender como estos problemas comunes de Android

¿Sabías que hay errores en tu equipo Android que puedes solucionar tú mismo? Estos son los errores más comunes en este sistema operativo y cómo solucionarlos:

  1. “Se me gasta muy rápido la batería”

Para este problema, por lo general, basta con disminuir el uso de ciertas funcionalidades que gastan mucha batería. Por ejemplo, la iluminación. Te recomendamos que bajes el brillo de la pantalla hasta lo mínimo, a menos, claro, que lo necesites. De igual forma, configura el apagado de pantalla automático para 30 segundos o menos. Así mismo, quita el brillo automático.

Como vez, la pantalla gasta muchísima batería.

La localización también la puedes desactivar ya que consume mucha batería, así como otras aplicaciones que se ejecutan en segundo plano mientras no las estamos utilizando.

  1. “Mi teléfono está muy lento”

Frase común esta, ¿eh?

La razón, casi siempre, radica en el uso de la memoria interna del equipo. Es importante que esta memoria tenga suficiente espacio libre para que el teléfono funcione correctamente. Para liberar memoria necesitas una tarjeta microSD para que almacenes en ella todos los archivos que puedas, así como desinstalar todas las aplicaciones que no necesitemos.

  1. “No puedo conectarme a internet”

Sea por una falla de conexión al Wifi como a la conexión de datos, la mayoría de las veces este problema se soluciona reiniciando las conexiones mencionadas y, si no funciona eso, reiniciando el teléfono.

  1. “Mis aplicaciones no se actualizan”

“Actualizar” quiere decir para muchos “sincronizar”. Cuando una aplicación no se sincroniza, puede deberse a un problema en la configuración. Puedes ir a “Ajustes” de tu Smartphone, buscar la sección de “Cuentas”, localizar la que no se sincroniza y reiniciar el ajuste.

Si esto no funciona, deberías revisar si la contraseña con la que estás iniciando sesión es la correcta. Si aún así no funciona, te recomendamos borrar la cuenta asociada y volverla a ingresar; o desinstalar la aplicación y volverla a instalar.

  1. “No funciona mi pantalla táctil”

Este problema es sumamente común. A veces, lo único que necesitamos hacer es apagarla, limpiarla y volverla a encender. Si no funciona, podemos reiniciar el teléfono.

¿Tienes algún otro problema con tu teléfono Android? Coméntanos.